viernes, 11 de julio de 2014

Historia de una escritora

   Ella quería escribir. Las palabras le palpitaban en el corazón, su alma se sentía hecha de poesía, de sus manos nacían flores y las raíces de sus pies comenzaban a despegarse del piso para alcanzar el vuelo. Habían letras bailarinas que dibujaban piruetas en su aliento, tipos de todos los estilos se conjugaban en una gran historia. Ella quería escribir. Quería escribir sobre sus orígenes, sobre su pasado. Le obsesionaba la idea de que el pasado era un consuelo, era entendimiento. En momentos oscuros y débiles pensaba que entender el pasado era igual a ser amo del tiempo, como un secreto avaro que lo acercaba a la obra de Dios.

   Era un consuelo escribir y que la anchura del alma quedara plasmada en unas cuantas líneas densas de colorido. Cuando escribía, hervía su sangre de lo viva que se sentía. Era una pasión violenta y luego... la paz. Cuando escribía no era ella misma, su semblante se transformaba en otro ser, un ser mitológico que miraba todo desde las alturas. Las historias eran remolinos en su cabeza y a medida que sus manos escribían se materializaban personajes febriles, vivos, latentes e intensos. Si un personaje cantaba, cantaba con todo su ser, si odiaba, odiaba desde lo más profundo de su alma, si amaba, no le alcanzaba la vida de tanto amar. Así eran... vivían en su cabeza y en sus páginas, vivían con la certeza de ser una invención hecha con la misma sangre de esta escritora.

   Ella abrazaba sus historias como si de ello dependiera su vida, respirando las letras exhalando oraciones. Amaba escribir. Escribir era su gran amor, sus sentimientos más íntimos se desplegaban en aquellas páginas doradas, plateadas... azules. Con esas historia lloraba, sentía, amaba, extrañaba... vivía. En una oración un poema, y en un canto la alegría. Ella escribía y recordaba, descubría, se consolaba. Ella escribía y así era eterna y así sería infinita y así sería por todos amada.    


martes, 6 de mayo de 2014

Reverón

Nuestra casa salada
Hogar marino
Que guardas mis ausencias
Iluminas mi arte
Cobijas mi amor
Con arena y palmeras.
La cordura
De cintura para arriba
Personajes de trapo
Con quien charlar
Mil colores ahogados en olas

Mil horas gastadas en el olvido.


domingo, 4 de mayo de 2014

En silencio se miraron

uno a uno en cada extremo
del puente que es la vida
se encontraron en medio.

ella miró el cielo en sus ojos
el alma en su boca
la poesía en sus manos
una cordillera en su pecho
sus pies como raíces...

lo escuchó
lo miró sin miedo
lo reconoció...

él la miró entera
la bebió en un beso
la tomó en una caricia

dieron vuelta y contemplaron el mundo
enlazados en cariño
con el corazón abierto
el alma palpitante

y en silencio hablaron
y en silencio entendieron
la feliz coincidencia
de los pasos que da la vida...

martes, 15 de abril de 2014

Una sola voz y un solo mensaje

   Salvando los sesudas análisis de expertos académicos, mi opinión al respecto a este nuevo periodo de nuestra historia va simplemente como ciudadana venezolana que soy y no como historiadora profesional, así que sólo me valdré de lo que veo, pero sobre todo lo de lo que siento.

   Sentir es la palabra clave, central y protagónica de este momento. El venezolano por mucho tiempo autocensurado está expresando un sentimiento patriótico mucho más profundo que el que nos han querido vender durante quince años. Es por ello que la rebeldía que vivimos hoy en día ha tomado tan diversas formas, cada quien desde su propio espacio está intentando marcar la diferencia entre un ayer que se nos ha impuesto con unos parámetros ya vencidos en tiempo espacio, y una libertad que renace cada tanto, como una forma natural e inalienable del ser humano.   

   Y qué es Venezuela sino su pueblo, su gente cálida, hospitalaria, trabajadora, de buen humor, vivaz, talentosa, que se resuelve como sea, unida en familia y amigos, fiel a aquello que llamamos “lo venezolano”, pero que lamentablemente se nos ha olvidado. Tenemos un CD rallado de tanto repetir que de esto NO es lo que se trata, sino que hay una derecha y una izquierda, que hay venezolanos buenos y malos, y que para ganar y ser glorioso hay que descalificar al otro. Será que se nos olvidó el centro del verdadero camino?

   Las multitudinarias concentraciones que hemos vivido y presenciado en los últimos meses solo tiene una lectura, la gran mayoría de los venezolanos quieren alzar su voz en pro de la paz, una paz que se ha visto manchada primero por radicales que nada han aportado por la construcción de un país que lo exige con todas sus fuerzas, y luego por un gobierno traidor que no escucha a su pueblo y que se esconde detrás de las figuras simbólicas que ha construido una historia manipulada y distorsionada.
Luego, están las expresiones más personales, como la mía, como la de muchos que tienen la esperanza de que el proceso desde el sentimiento surja un estado de conciencia canalizado objetivamente a la construcción de una Venezuela unida que recuerde cómo éramos antes, que haga memoria de sus virtudes, que se apodere de ellas y que las utilice como verdaderas armas en contra de la injusta y cruel situación que hoy vivimos.

   Mi aporte? Revertir el proceso, convertir lo malo en demostraciones contundentes de lo bueno. Devolverle la memoria y la autoestima a un país íntimamente lastimado, herido por la maldad, fracturado en su sociedad… Mi contribución? Hay que curar al país. Cómo? Reconociendo al otro como un venezolano más, trabajando la empatía, dejando atrás las diferencias, y enfocarnos en lo que realmente importa, en ser venezolanos, borrando ese CD viejo y colocarnos uno nuevo cuyo mensaje sea una sola Venezuela.

   A este régimen? Pues enviarle un solo mensaje claro y contundente: La Renuncia!. Renuncia en cada rincón del país, en nuestros carros, en el metro, en el balcón de la casa, en la camisa, en el perfil,  en la frente si es necesario!. Todos juntos podemos ser una sola voz y un solo mensaje. Renuncia!


   Yo soy Venezuela y te exijo la renuncia!         

lunes, 7 de octubre de 2013

Recuerda que te recuerdo

Y cada vez que dudes
recuerda que estoy hecha de madera
que ardo bajo tus manos
y que floto en el mar de tus fantasías.

Recuerda que en mis ojos
solo existe el infinito
y que en mis pies
crecen las raíces de la vida.

Recuerda que soy
tierra seca si no estás
árida sin tus recuerdos
fértil con solo tu cariño.

Ya cada vez
que te sientas desfallecer
acuérdate de que mis nostalgias
se convierten en poesía
y que mi tristeza tiene belleza digna.

Te recuerdo
cálido y hermoso
erguido y valiente
te recuerdo frente a frente
en esos silencios que lo dicen todo.

Te recuerdo en las distancias
que sentía a un paso
mis brazos directo a tus brazos
a pesar de la lejanía.

¿Tu mano recuerda mi mano?
mi mano "tan pequeña"
mi mano tan alegre
de solo tocar tu mano.

Te acuerdas de mi corazón alocado
desbocado en tu sonrisa?  
de ese caminar sin prisa
que es estar a tu lado...

viernes, 23 de agosto de 2013

Sin más, Te Quiero...

Te quiero con mi poesía
con mis fantasías y realidades

Te quiero con mis dedos
dibujando sonrisas

Te quiero con el alma
en pleno vuelo

Te quiero con mis huellas
caminando a tu lado

Te quiero con caricias
canciones y colores

Te quiero con los ojos cerrados
y el corazón abierto

Te quiero así siempre,
mientra respiro... 


miércoles, 14 de agosto de 2013

Mi Amor letrado

Tal vez te encuentre
Escondido entre mis letras
Asomado en algún acento
Esperándome en una coma
O aparezcas
En el próximo párrafo.
Tal vez estés en siguiente capítulo
Adornando una letra capital
Quizás te encuentre
Saludándome en la ilustración
De este libro
O tal vez, quizás,
Te encuentre alegrándome
Con comillas
Despertándome con signos de puntuación
Y quizás, a lo mejor
Me tope contigo
En la última página
Al final de mi esperanza
Para volver a creer en mí.